El sábado, París fue el único lugar para los fans más acérrimos de Jim Morrison.

Cincuenta años después de su muerte, a la edad de 27 años, los amantes de la música rock de Francia y de todo el mundo acudieron al cementerio de Pere-Lachaise, en el este de París, donde está enterrado el líder de The Doors. Muchos llevaron velas y fotos, y algunos quemaron varillas de incienso cerca de su tumba mientras la policía vigilaba en las inmediaciones.

“Jim y The Doors han sido nuestros héroes desde que éramos niños. Es un honor estar aquí y celebrar hoy el 50º aniversario de su muerte”, dijo Dutuar Platzek.

Este fan de 50 años viajó desde Halle (Alemania) con su amigo de la infancia Mathias Barthel. Los dos no habían vuelto al cementerio de Pere-Lachaise desde hace más de 25 años.

La devoción a Jim Morrison

Año tras año, el lugar se ha convertido en una peregrinación para los fans de Morrison, conocido por sus letras oscuras, sus mechones ondulados, sus pantalones de cuero, su mirada acerada y su presencia teatral en el escenario. Impulsó a The Doors con varios éxitos importantes entre 1965 y 1967, como “Light My Fire”, “Hello I Love You”, “Touch Me” y “Riders on the Storm”.

Michelle Campbell tenía 21 años cuando Morrison murió en 1971, vivía en Texas y estudiaba fotografía. Su primer “3 de julio” -el aniversario de la muerte de Morrison- fue en 1989. Por aquel entonces, la tumba no estaba marcada y un fanático había elaborado una cruz de madera.

Desde entonces, se ha trasladado a París y acude a Pere-Lachaise casi todos los años para fotografiar la tumba de Morrison y a sus fans, muchos de los cuales se han convertido en amigos.

“Es como si la gente se sentara en los sofás del apartamento de alguien, en lugar de en la tumba, y hablara y se conociera”, recuerda. “Fue realmente encantador… Sigo viniendo todo lo que puedo porque siempre es maravilloso”.

Jim Morrison

Jim Morrison

Colleen Amblard condujo siete horas desde su ciudad natal, Domancy, en los Alpes franceses, para visitar la tumba. La estudiante de 21 años dijo a The Associated Press que “es muy emotivo estar aquí, para recordar a Jim Morrison… para demostrar que no está olvidado”.

“Reconocemos su talento y el hecho de que era una persona brillante, era realmente un genio”, dijo. Como muchos otros fans, Amblard tenía previsto visitar otros lugares en los que Morrison pasó tiempo mientras vivía en París, desde su apartamento hasta el antiguo club nocturno en el que algunos dicen que murió de una sobredosis de heroína.

Nacido en 1943 en Melbourne (Florida), Morrison era hijo de un oficial de la Marina estadounidense y se mudó constantemente de niño, creciendo en Florida, Virginia, Texas, Nuevo México y California.

Dice que cuando era niño fue testigo de las consecuencias de un terrible accidente de coche en una reserva de nativos americanos, un acontecimiento que tuvo gran importancia en sus letras y su poesía posteriores. Ávido lector, estuvo muy influenciado por el filósofo Friedrich Nietzsche, el poeta Arthur Rimbaud y el dramaturgo surrealista Antonin Artaud.

En 1965, mientras vivía en el barrio bohemio de Venice Beach, en Los Ángeles, y tomaba frecuentemente LSD, fundó, junto con el teclista Ray Manzarek, compañero de estudios de cine en la UCLA, The Doors. El guitarrista Robby Krieger y el batería John Densmore se unieron poco después.

Tumba de Jim Morrison

Tumba de Jim Morrison

Morrison y The Doors arderían con fuerza, publicando los álbumes The Doors y Strange Days en 1967, The Soft Parade en 1968 y Morrison Hotel en 1970. La dinámica presencia escénica de Morrison se puso de manifiesto en sus apariciones en el Ed Sullivan Show y en el Hollywood Bowl.

Pero la banda se agotó rápidamente cuando Morrison se hundió en el alcoholismo. Fue arrestado dos veces por sus travesuras en el escenario, incluyendo un concierto en Miami en el que fue condenado por exposición indecente y blasfemia. Recibió un indulto póstumo en 2010.

Morrison grabó su último álbum con The Doors, L.A. Woman, en 1971, y se trasladó a París poco después. Allí, el 3 de julio de 1971, fue encontrado muerto en una bañera. No se realizó ninguna autopsia y las versiones sobre las causas de su muerte son controvertidas.

Fue una de las muchas estrellas del rock -como Janis Joplin, Jimi Hendrix, Kurt Cobain y Brian Jones de los Rolling Stones- que murieron a los 27 años.

Su estatus de figura mítica para los fans del rock nunca ha disminuido. En 1991, en el 20º aniversario de su muerte, se estrenó la película biográfica The Doors, dirigida por Oliver Stone y protagonizada por Val Kilmer en el papel de Morrison.