El baterista Charlie Watts, cuyo hábil y poderoso trabajo en la piel impulsó a los Rolling Stones durante más de medio siglo, murió en Londres el martes por la mañana, según su portavoz. No se ha citado la causa de la muerte; tenía 80 años.

El comunicado de Rolling Stones por Charlie Watts

Un comunicado de la banda y del portavoz de Watts dice: “Con inmensa tristeza anunciamos la muerte de nuestro querido Charlie Watts. Ha fallecido en paz en un hospital de Londres hoy mismo rodeado de su familia”.

“Charlie era un apreciado esposo, padre y abuelo y también un miembro de los Rolling Stones uno de los mejores bateristas de su generación.

“Pedimos amablemente que se respete la privacidad de su familia, de los miembros de la banda y de los amigos cercanos en este momento difícil”.

El 4 de agosto, Watts se retiró abruptamente de la próxima gira de los Rolling Stones por Estados Unidos, pospuesta por la pandemia, citando la necesidad de recuperarse de un procedimiento médico reciente no especificado pero “exitoso”. Un portavoz dijo: “Charlie se ha sometido a un procedimiento que fue completamente exitoso, pero deduzco que sus médicos concluyeron esta semana que ahora necesita descanso y recuperación adecuados”. Con el comienzo de los ensayos en un par de semanas es muy decepcionante, por no decir otra cosa, pero también es justo decir que nadie lo vio venir.” Informes no confirmados decían que Watts se había sometido a una operación de corazón; el batería Steve Jordan, antiguo colaborador del guitarrista de los Stones Keith Richards, le sustituye en la gira, que comienza en San Luis el 26 de septiembre.

Watts había gozado de buena salud durante toda su carrera con los Stones. En 2004 sufrió un cáncer de garganta del que se recuperó con éxito, y en los años setenta y ochenta padeció un problema de drogadicción que también superó.
Universalmente reconocido como uno de los mejores bateristas de rock de todos los tiempos, Watts y el guitarrista Keith Richards han sido el núcleo del sonido instrumental de los Rolling Stones: Richards se pasa más de la mitad de los conciertos del grupo girado, de cara a Watts, moviendo la cabeza al ritmo del batería. Una crítica de 2012 de un concierto de los Rolling Stones dice en parte: “A pesar de toda la supremacía de Mick y Keith, no hay duda de que el corazón de esta banda es y será siempre Watts: A sus 71 años, su redoble de tambores y su sentido preternatural del swing conducen las canciones con una autoridad sin parangón, y definen la contradictoria rigidez que está en el corazón del ritmo de los Stones”. Watts nunca fue un baterista llamativo, pero llevar el ritmo de “la banda de rock and roll más grande del mundo” durante un set de dos horas -en un estadio, nada menos- es un acto de gran resistencia física que Watts realizó hasta los 78 años.

El ultimo Concierto de Charlie Watts

Su último concierto con el grupo tuvo lugar en Miami el 30 de agosto de 2019, aunque apareció con la banda durante el livestream de abril de 2020 “One World Together” a principios de la pandemia. Al reseñar un espectáculo a principios de la gira de 2019, Radio Fm Dance escribió: “Sentado en un kit minimalista y moviéndose aún más mínimamente con su agarre casual de jazz, [Watts parece] el banquero de modales suaves que nadie en la película de atraco se da cuenta de que es el tipo que realmente está volando la bóveda.”

Este músico enjuto y con cara de bajista era un músico con formación de jazz que llegó a los Rolling Stones a través de la escena “trad” londinense de principios de los 60. Era la pieza que faltaba en la primera formación del grupo, que se incorporó en enero de 1963; junto con Jagger y Keith Richards, siguió siendo una constante de “la banda de rock and roll más grande del mundo” en los discos y en los escenarios durante más de 50 años.

Proporcionó un apoyo ágil y enérgico en la larga serie de éxitos sucios, basados en el blues y el R&B de la banda a principios y mediados de los 60. Alcanzó la cúspide de su destreza en una serie de grabaciones maduras, realizadas con el productor Jimmy Miller a finales de los 60 y principios de los 70, en las que su afilada forma de tocar se desprendía de los dentados riffs de guitarra de Richards.

En la historia oral de 2003 “According to the Rolling Stones”, Richards dijo: “Tener un batería desde el principio que pudiera tocar con la sensibilidad de Charlie Watts es uno de los mejores activos ocultos que he tenido, porque nunca tuve que pensar en el batería y en lo que iba a hacer. Sólo le digo: ‘Charlie, esto va así’, y lo pateamos un poco y ya está hecho. Puedo lanzarle ideas y nunca tengo que preocuparme por el ritmo… Es una bendición”.

Watts, que es un músico flexible, demostró su maleabilidad en las incursiones de los Rolling Stones en estilos poco convencionales, como la psicodelia, el reggae y (en el éxito de 1978 “Miss You”) la música disco.

Aunque se cansó del ritmo de las giras de la banda ya en la década de 1980, siguió con los Rolling Stones durante tres décadas más, en lo que fue posiblemente el trabajo de batería más cómodo y lucrativo de la música. Superó la adicción a la heroína y la lucha contra el cáncer de garganta, y afrontó estos retos con tranquilidad mientras los focos se centraban en sus compañeros de banda más extravagantes.

Watts seguía siendo una imagen de felicidad y tranquilidad doméstica en medio de las vidas culebronescas de sus compañeros Rolling Stones: Se casó con su esposa Shirley en 1964, y la pareja permaneció unida, incluso en medio de momentos difíciles, durante todo el tiempo.

Mantuvo su amor por el jazz durante toda su vida y, a partir de los años ochenta, grabó regularmente con varias formaciones ad hoc de su Charlie Watts Quintet, ensayando la música instrumental más dura que despertó su temprano interés por la música.

Watts ingresó en el Salón de la Fama del Rock and Roll como miembro de los Rolling Stones en 1989.

Nació el 2 de junio de 1941 en Londres; su padre era camionero del sistema ferroviario inglés. Criado en Wembley, de joven se sintió atraído por la música del pianista de jazz Jelly Roll Morton y del saxofonista Charlie Parker. Fue un estudiante de música indiferente en la escuela, pero empezó a tocar a los 14 o 15 años.

En “The True Adventures of the Rolling Stones”, Watts le dijo a Stanley Booth: “Afortunadamente, mis padres fueron lo suficientemente perspicaces como para comprarme una batería. Yo mismo me había comprado un banjo, le había quitado el cuello y empecé a tocarlo como si fuera una batería… [tocaba] el periódico con escobillas de alambre. Mis padres me compraron una de esas primeras baterías que todo baterista conoce muy bien”.

Bañó el parche del bombo de su primera batería con el nombre de “Chico”, en honor al baterista del saxofonista Gerry Mulligan, Chico Hamilton. En su adolescencia, trabajó en varios grupos de jazz regionales.

Charlie Watts, Rolling Stones

Charlie Watts, Rolling Stones

Se formó como diseñador gráfico en la Harrow Art School y trabajó para una empresa publicitaria de Londres. En 1961, ilustró y escribió un fantasioso homenaje a Charlie Parker; posteriormente se publicó en 1964, tras el ascenso a la fama de los Rolling Stones, como “Ode to a High Flying Bird”.

En 1962, Watts se encontró por primera vez con algunos de sus futuros compañeros de banda en el Ealing Club de Londres, un local subterráneo en el que la primera generación de músicos de trad-to-blues, como Alexis Korner y Cyril Davies, se lanzaron a reproducir el R&B y el blues americanos.

Tras una temporada de diseño en Copenhague, Watts regresó a Londres y aceptó una oferta de Korner para tocar la batería en su grupo Blues Incorporated, que durante un tiempo contó con Jagger como cantante.

Jagger estaba en proceso de establecer su propia banda basada en el blues, originalmente llamada los Rollin’ Stones, con Richards, el guitarrista Brian Jones, el bajista Bill Wyman y el pianista Ian Stewart. El eslabón débil de la unidad era el baterista Tony Chapman y, tras las súplicas de Richards y Jones, Watts sustituyó a Chapman en el naciente grupo; en la banda de Korner fue reemplazado por Ginger Baker, más tarde de Cream.

Watts admitió más tarde: “Fue gracias a Brian, Mick y Keith que aprendí por primera vez en serio sobre el R&B. No sabía nada al respecto. Para mí el blues era Charlie Parker o [el clarinetista de jazz de Nueva Orleans] Johnny Dodds tocando despacio”. Se instruyó escuchando actuaciones grabadas como las de los baterías Earl Phillips, acompañante de Jimmy Reed, y Fred Below, que impulsó muchos de los grandes éxitos de blues de Chess Records en los años 50.

Demostró ser un alumno aventajado, y completó con fuerza el sonido de los Rolling Stones (que pronto apartaron a Stewart de la alineación permanente y lo emplearon como músico secundario y road manager). Desde el primer sencillo de la banda en 1963, una versión de “Come On” de Chuck Berry, impulsó la unidad con una potencia y un swing aparentemente sin esfuerzo.

Watts prestó un potente apoyo al material derivado del R&B y el blues grabado en la época en que el purista Jones disfrutaba de la paridad en los Stones con Richards y Jagger. Sin embargo, era mucho más que un cronometrador de cuatro en el suelo, y floreció cuando los originales de Jagger y Richards empujaron a la banda a la cima de las listas de Estados Unidos y el Reino Unido.

Destacó en el primer número 1 de los Stones en Estados Unidos, “(I Can’t Get No) Satisfaction” (1965), y en temas exóticos de última hora como “Paint It Black” (1966) y “Ruby Tuesday”, “Dandelion”, “We Love You” y “She’s a Rainbow” (todos ellos de 1967).

Se hizo famoso con “Jumpin’ Jack Flash” y “Street Fighting Man” (1968) y “Honky Tonk Women” (1969), singles convulsos producidos por Miller que marcaron el final de la permanencia de Jones en el grupo (murió en 1969) y la llegada del guitarrista Mick Taylor.

Esos números y los posteriores “Brown Sugar” (nº 1, 1969) y “Tumbling Dice” (1972) – extraídos respectivamente de los álbumes de referencia de los Stones “Sticky Fingers” y “Exile on Main St” – mostraban el sonido característico de los Stones en su cúspide, con Watts rebotando con fuerza en una lacerante introducción de guitarra de Richards.

Entre 1971 y 81, Watts participó en ocho álbumes de estudio consecutivos que alcanzaron el número 1, y participó en tres de las giras más taquilleras de la época. A partir de 1975, puso en práctica sus conocimientos de diseño y trabajó con Jagger en la configuración de los elaborados decorados que se convirtieron en un sello distintivo de las últimas giras del grupo.

A finales de los 70, empezó a consumir heroína, y su adicción llegó a ser tan aguda que se desmayó en el estudio durante la grabación de “Some Girls” (1978). Más tarde dijo en una entrevista con la BBC que Richards -un entusiasta consumidor de la droga- le despertó en la sesión y le aconsejó: “Deberías hacer esto cuando seas mayor”. Watts dijo que siguió el consejo del guitarrista y dejó de consumir la droga.

A pesar de sus dificultades durante esa época, Watts se desenvolvió con soltura en el ritmo de la pista de baile que impulsó “Miss You”, el último sencillo número 1 de los Stones, publicado en el 78. Durante los años 80, aportó su habilidad para el baile a los éxitos de la banda que se encontraban en el top 10 de la época, el perenne “Start Me Up” (1981) y la oscura “Undercover of the Night” (1983).

A mediados de los 80 volvió a lidiar con problemas de alcohol y drogas, pero una vez más se sacudió discretamente y con éxito de sus adicciones, limpiándose definitivamente en 1986.

En su libro de 2002 “Rolling With the Stones”, el bajista Wyman (que abandonó los Stones en 1993) afirma que el entusiasmo de Watts por trabajar con la banda disminuyó a finales de los 80, cuando el conflicto entre Jagger y Richards sobre la dirección del grupo amenazó con encallar definitivamente.

Cada vez grababa más y salía de gira por su cuenta como líder de una banda de jazz. Grabó un álbum de big band para Columbia en 1986; cuatro conjuntos con su propio quinteto entre 1991 y 1996; y trabajó en un proyecto de colaboración con su compañero de batería Jim Keltner en 2000. En 2004, se grabó un álbum con su tentet en el famoso local de jazz Ronnie Scott’s de Londres.

Watts siguió colaborando con los Stones después de que Jagger y Richards se reconciliaran: A sus cuatro álbumes de estudio entre 1989 y 2005 les sucedieron gigantescas giras que batieron récords a nivel internacional. Su trabajo en las giras no se vio interrumpido por un asedio de cáncer de garganta, diagnosticado en 2004 y tratado con éxito.

Al llegar al medio siglo de vida, el grupo realizó exitosas caminatas en el nuevo milenio sin ningún producto nuevo en las tiendas, saliendo a la carretera por arenas en 2012-16.

En octubre de 2016, el grupo llenó el Empire Polo Field de Indio (California), sede del festival anual de música Coachella, en un programa doble con Bob Dylan, como parte del festival de tres días “Desert Trip”, con actuaciones de rock clásico de los años 60.

Los Rolling Stones estuvieron de gira por última vez en 2019, incluyendo un espectáculo el 22 de agosto en el Rose Bowl de Pasadena, del que Variety señaló en una reseña: “Las caras han cambiado, mientras que los cuerpos, las posturas arrogantes y los envidiables niveles de resistencia no lo han hecho, en una especie de desconexión cósmica risiblemente maravillosa. … Charlie Watts sigue siendo nuestro favorito, sentado frente a un kit minimalista y moviéndose aún más mínimamente con su agarre casual de jazz, pareciendo el banquero de modales suaves que nadie en la película de atracos se da cuenta de que es el tipo que realmente está volando la bóveda”.

El grupo tocó lo que resultó ser su último concierto con Watts apenas unas noches después, en el Hard Rock Stadium de Florida el 30 de agosto de 2019.

La última aparición pública del grupo con Watts en la batería fue una aparición filmada para el programa “One World: Together at Home” emitida en abril de 2020, para la que un Watts de aspecto típicamente satisfecho tocó la “batería de aire” con una pista pregrabada en una versión fresca de “You Can’t Always Get What You Want”.

A Watts le sobreviven su esposa y su hija Serafina.

Easy Anti-Cheat software
Epic Games ha anunciado la disponibilidad de su software gratuito Easy Anti-Cheat en Linux y macOS como parte de la ...
Leer Más
Avengers
Marvel, propiedad de Disney, está demandando a los familiares de Steve Ditko y otros creadores de cómics de Marvel para ...
Leer Más
Elon Musk and Grimes
Elon Musk y Claire "Grimes" Boucher se han "semi-separado", según el fundador de SpaceX. Musk dijo a Page Six que ...
Leer Más
Marilyn Manson acusado
Una de las ex parejas de Marilyn Manson, conocida sólo como "Jane Doe", volvió a presentar el jueves (23 de ...
Leer Más
I Am Britney Jean
El caso de la tutela de Britney Spears vuelve a presentarse ante la jueza Brenda Penny el 29 de septiembre, ...
Leer Más
Los Red Hot Chili Peppers
Hay cosas que nunca cambian, y casi 40 años después de su formación, los Red Hot Chili Peppers siguen siendo ...
Leer Más
La casa del dragón
La "Casa del Dragón" sigue creciendo, con la serie precuela de "Juego de Tronos" anunciando siete nuevos actores para su ...
Leer Más
Los Simpson
Cuando la antigua guionista de "Crazy Ex-Girlfriend", Elisabeth Kiernan Averick, se unió al equipo de "Los Simpson" hace unos años, ...
Leer Más
Sean Connery
Las representaciones pasadas de James Bond como la que realizo Sean Connery pueden sacudir, más que conmover, al público en ...
Leer Más
Jean-Michele Jarre
Cuando el compositor y músico Jean-Michele Jarre recibió una llamada para crear una partitura para una exposición fotográfica, dijo que ...
Leer Más